Reformas de Calidad

REFORMAS INTEGRALES

La reforma de una vivienda no es algo que deba tomarse a la ligera. Tampoco es una tarea sencilla que pueda llevar a cabo únicamente una empresa de albañilería. Se necesita contar con expertos en reformas integrales que se encarguen de todo lo necesario para ejecutarla. Pero también con técnicos que puedan asesorar a los propietarios del hogar. Nuestra labor es mostrarles sus posibilidades en función de sus necesidades, los cambios y los materiales que se van a utilizar.

Para realizar una reforma integral a medida y con resultados de calidad, lo más recomendable es contar con una empresa dedicada a las reformas integrales como GRUPO MARSAL . Esta empresa cuenta con un equipo de técnicos e interioristas que pueden tanto asesorar a los propietarios de la vivienda como encargarse de gestionar todo lo relacionado con la reforma. Reformar una casa, una oficina o un local requiere un trabajo de planificación previo muy exhaustivo.

Reformas integrales: pasos previos

¿Qué hacemos antes de empezar cualquiera de las reformas integrales que llevamos a cabo? Es necesario pararse a pensar y decidir las necesidades que tiene la familia que la va a ocupar. Una familia con un hijo no tendrá las mismas que otra con tres hijos y una persona mayor a su cargo. Por ello, hay que analizar si todas las estancias que tiene son las adecuadas. O si, por el contrario, hay que cambiar el uso de alguna. Incluso fusionar dos o tres habitaciones.
Por otro lado, hay que tener también cierta idea del tipo de materiales que se quieren emplear en la reforma, así como de los acabados que se desean conseguir. Sin olvidarse del estilo que se desee que tenga la vivienda tras la reforma. Cuando se tenga todo claro, es el momento de contactar con una empresa de reformas como GRUPO MARSAL.

Reformas integrales: el trabajo de los técnicos

Lo primero que harán los arquitectos y diseñadores de interiores de la empresa será visitar la vivienda para conocer su estado actual y distribución. También se reunirán con sus propietarios para conocer sus necesidades, sus gustos y cómo quieren que quede la casa. Los materiales que quieren emplear, sus acabados y los plazos que barajan para la reforma.

Después los arquitectos trabajarán sobre los planos de la casa tal como se encuentra antes de la reforma, y elaborarán unos nuevos con la reforma que proponen.

En este punto también hay que tomar otro tipo de decisiones, relacionadas con los muebles y objetos esenciales para el hogar. Consisten, básicamente, en la elección de grifería, muebles de cocina, electrodomésticos, etc. También si se quiere contar o no con armarios empotrados o los materiales del suelo.

Los encargados del diseño, tras escuchar los gustos de los dueños de la casa, y de acuerdo con las calidades elegidas, elaborarán su propuesta de reforma personalizada. Para ello, utilizarán como base los planos de la reforma propuestos por los técnicos.

Cuando los técnicos terminen el diseño del proyecto de la reforma integral se lo presentarán todo al cliente. Asimismo, le presentarán el presupuesto estimado para toda la obra. Y sin olvidarse de los plazos propuestos para llevarla a cabo. Si acepta, empezará la reforma integral de su vivienda.

Todo listo para la reforma integral

Tras la aceptación del presupuesto, el dueño de la vivienda solo tiene que preocuparse por dejarla libre o con la menor cantidad de enseres posible, si es que no estaba. Si se trata de un piso recién comprado, es mejor reformar antes de amueblarlo. Si hay muebles, lo mejor es contratar los servicios de un guardamuebles para almacenarlos hasta terminar la reforma.

Hecho esto, los propietarios ya pueden despreocuparse. El equipo de GRUPO MARSAL se encargará de contactar con las empresas que llevarán a cabo la reforma integral. Y no son pocos: expertos en albañilería, fontanería, carpintería, electricidad, alicatado, etc.

Si el propietario de la casa quiere comentar algo sobre la reforma, el equipo de GRUPO MARSAL será su único interlocutor. Nada de volverse loco llamando a tres empresas distintas para solucionar un pequeño problema.

También vigilará que los acabados y las calidades de la reforma sean las acordadas. Y sí se cumple un aspecto muy importante de todas las reformas integrales: que se finalicen las obras dentro de los plazos acordados. Cualquier retraso en las obras puede dar al traste con los planes de una familia para regresar de nuevo a su casa. Por eso, terminar a tiempo es vital no sólo para la empresa. También para los ocupantes de la casa, incluso de que las obras acaben antes del plazo fijado para ello.